jueves, 8 de noviembre de 2012

El bien, en las palmas de las manos.

En el horizonte alumbrará el sol.
Así las estrellas se esconden
la luna que hoy sí vino se va,
otro día en el que hay bien y mal.

Pasean los dedos encima del piano.

Aunque la bondad siempre sobre
que no se avergüence de ser sol
que sus rayos nunca deslumbrarán;
en cielo azul cantarán,
entre la bruma anunciarán que está.

Seda en los oídos el roce de las manos.

Camine la luna o brille esconcido
un infinito lleno de velas de paz
las buenas acciones siempre estarán.
Como la música sonríe en el piano
en el horizonte alumbrará la bondad.

Brillo del Sol por las yemas acariciado,
solo es necesario tocar y escucharlo.
Y repetirlo. No más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Firefox