miércoles, 9 de enero de 2013

Leyendo un poema

El placer de leer
en un pequeño poema.

Memoria
déjame que las recuerde,
neuronas
dejadme,

dejadme recordar las palabras
hasta el final del poema,
dejadme recordarlas hasta haber leído
en todas sus entrañas
y después el olvido
para que al volver a leer
disfrute otra vez
de las mismas letras
que llenan el cerebro de infinito,

para que disfrute otra vez
de placer tan grande
que describir no se puede
porque no sé,
porque es finito el papel
y el tiempo en el que vivo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Firefox