miércoles, 27 de febrero de 2013

El desierto infinito

En el desierto un coche negro
lleno de arena blanca salada,
en el desierto sin agua ni hielo
veo una cascada delgada y alta,
en el desierto la espuma salta
evaporada de alegre pensamiento,
en el desierto un avión que no pasa
raya todo el recorrido del cielo,
el desierto infinito, también con agua,
nada todo entero dentro de mi sueño.


sábado, 23 de febrero de 2013

La bayeta

Ávida de agua,
sedienta,
ansiosa por beber
y llenar cada poro de su ser
en segundos
hasta sentirse llena
cual frase antes del punto
con todas sus palabras,
a gusto.
La bayeta seca.

jueves, 21 de febrero de 2013

Retraso

En la sala de espera privada
el tiempo, esperando, pasa.
En la sala de espera de Osakidetza,
un minuto, y tu tiempo es el que pasa,
sencillamente, te adelantan.
Así funciona lo que mal funciona
y así funciona lo que bien rueda,
en uno no eres lo que más importa,
en el otro, comparando, como la seda.

Está pasando en esta ocasión
como pasó en otra anterior,
y en otra.
También pasó más veces,
casi siempre.
Aún recuerdo aquellos médicos,
como aquellos trenes,
de cuando era pequeño,
entonces todo se retrasaba
y si era privado no importaba,
también lo público mal caminaba.

Aunque las comparaciones sean odiosas
lo escribo mientras espero
después de terminar otras letras
también relatadas como en verso,
lo dejaré escrito para siempre
tal y como quede
aunque ya es esto relleno
esperando la hora en ausencia de veneno.

Porque escribir me divierte
no se eterniza mi tiempo.
Un autobús ya se pierde, ya no llego,
veinticinco minutos tarde
mientras escribo en la tableta
están siendo los culpables.
Releeré corrigiendo desmanes
y pequeñas o grandes faltas.
Espero no escribir nuevas palabras.


martes, 19 de febrero de 2013

Por escribir

¡Cuántas palabras perdidas
no escritas
por no estar sentado para escribir!
¡Ninguna!
Caminan todas juntas
y esperan su hora de vivir
a que les dé forma la tinta.


lunes, 18 de febrero de 2013

Lectura feliz

Una madrugada de noviembre
lectura feliz
como siempre
como siempre que paseo por ahí.

sábado, 16 de febrero de 2013

Ojos de mujer

Grandes y redondos
oscuros y tan hermosos,
así son los dos
tuyos los ojos.

Grandes y carnosos
tus labios rojos,
sabor gozoso
el mirarlos hermosos.

Trazos de placer loco
orlados en cabellos cortos
que de tan hermosos
dibujan perfecto tu rostro.

Cuerpo hermoso
de los tobillos a los ojos,
sedoso.
El pecho glorioso.




miércoles, 13 de febrero de 2013

Encadenados a la chapuza

Encadenados a la chapuza
se repiten las malas obras
como bestiales mulas
que tiran de la misma forma
sin que en ellas influya
el hacer bien las cosas
y sí clavar afilada pulla
en el esfuerzo de quien venga ahora.

Una y una y una,
una vez y otra
el rencor encona
y con cada obra la cadena engorda.
Burra, burra, burra,
no aprenderás nunca.
Mula, mula, mula,
que se fastidie quien viene ahora
con la misma mala uva.

En una ocasión, una,
llega una persona,
alguien que ayuda,
con calma y buena obra
mientras disfruta
la cadena queda rota,
con la buena obra
adelgaza y se hace nada
el problema que encadenaba.
Tanta cólera y una sonrisa bastaba.


martes, 12 de febrero de 2013

Gente en el tren

Personas en el tren,
coincidencias,
vagones repetidos,
distintas vivencias
en las mismas caras que otra vez se ven,
saludos de días distintos
sin conocer.
Yo y tú
sobre el tren.
En el túnel no ves
sin luz
pero sientes las sonrisas de cada día
porque cada día viajamos nuestra vida,
yo, el tren y tú.


domingo, 10 de febrero de 2013

Despertar

Despertar
a una vida que azota
de verdad,
no es pequeña cosa.
Pronto empezarán
a castigar tu niña persona
e intentarán
comprarla toda.
Aún sin nacer
y ya eres carroña
de quien va a ser
aquel que te compra.
Naces debiendo
lo que antes hicieron tus padres,
ya naces debiendo
lo que aún no vales.
Quieren que debas lo que eres
y que yo no lo niegue.

Todos esperamos que tú lo cambies.

No es que seamos incapaces,
somos vagos,
somos cómodos,
somos miedosos,
somos pobres de cráneo,
parados intelectuales.


miércoles, 6 de febrero de 2013

Perlas de amor

Cristal de agua que desciende
desde el iris de tus cielos
en ríos de amor que hierven
hasta la fuente de tus besos,
mientras la sonrisa del niño se aparta
tu lengua asoma y bebe,
tus labios vuelven a beber
el rostro de niño, ahora, después,
beso eterno de corazón eterno,
el cristal vuelve a descender,
la lengua a beber,
detenido tiempo.
Madre, con tus besos
son tus ojos fuente de los versos
en lágrimas de mujer.

viernes, 1 de febrero de 2013

Un borde de mi ciudad

En el borde de la ciudad una línea,
la línea del mar,
es uno de los bordes de mi ciudad,
más allá agua, vida, peces, sal...

Firefox