lunes, 25 de noviembre de 2013

Corazones de avión

Aviones a reacción
que atraviesan las nubes en el cielo,
lanzas clavadas en algodón
mientras escribo sueños
que allí dentro trescientos cerebros
gritan al asustado corazón.
¡Tranquilo, hoy no hay muertos!
Vidas
que viajan en cajas de cerillas.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Así es mi tren

Dos máquinas, dos vagones,
una arrastra a los otros tres
por dos raíles que conocen
el poder de mi tren al correr.

Verás en otros escritos que te digo verdad
mas no vayas a la estación solo a observar
que el tren son cuatro y no más
que mi tren es especial.

Mi tren es de Euskotren y de mi propiedad,
lo miro con cariño
y lo cuido con mimo.
Mi tren es de todos, es un tren para viajar.

Mi tren es mucho más
y mucho más tiempo tengo para contar
pero ahora he de bajar.
 
 

lunes, 11 de noviembre de 2013

Señal de circulación

Una señal en el borde de la carretera
o en el interior de la calzada
está colocada para obedecerla
y en el radio de su influencia
evitar daños en la circulación rodada,
a los vehículos, a las personas,
y si los hubiera a los animales,
sea la culpa de un peatón cualquiera,
de vehículo con ruedas varias
o de cualquier actividad extraña.


¡Obedece!
Es porque nos protege
no porque deseen molestarte.
Sí, obedece por el bien de la gente. 
 
 

jueves, 7 de noviembre de 2013

Qué poco sabemos

De lo que ha de ser materia en el universo
nos falta conocer más del noventa por ciento,
o más, o menos ¡Qué poco sabemos!

De lo que pasó en tiempos viejos lo imaginamos todo
y todo lo que imaginamos lo modificamos con cada nuevo tesoro.
¡Conocernos tan poco!

De lo que pasará en el futuro imaginamos más que antes
sin acertar aunque las evidencias resulten ser palpables y flagrantes.
¡Somos tan poco perspicaces!

El tesoro mas importante que poseemos, la vida libre,
lo cambiamos por el papel de un dinero que ya no existe.
¡Qué ignorancia tan sublime!

Ha de haber alguien que de verdad sea inteligente
para haber llegado nosotros desde el principio hasta el presente.
¡Alguien que de verdad piense!


sábado, 2 de noviembre de 2013

Miedo

Sin darme cuenta
las rayas negras de un tigre me atraviesan
y las amarillas hierven
secando el calor en las venas,
la sangre congelada en rodajas
aplasta en las sienes,
los brazos se erizan en cabellos encabritados
cual lanzas dispuestas al degüello,
eléctricas serpientes
disparan febriles todos los nervios
en un cuerpo tenso y pétreo,
entera vida detenida
que en un instante que no suspira
explota
y la sangre que ataca estalla
vencida por el miedo agazapado
de la que nunca fue indefensa víctima.

Temí
como la fiera que fui
y maté
por no morir
otro atardecer.

Firefox