sábado, 9 de agosto de 2014

Ayuda

La ayuda,
una mano,
la intención no es bastante,
caer, levantarse
con un hombro apoyado,
humana la mano que empuja
hacia arriba,
el lamer de una perra que quiere
cura
sin pedir siquiera el lamer luego su herida.

Pediste,
un autobús que escapa
eras cojo y corriste.
Me lo explicó mi madre,
pedías delante de La Banca.

Que no te duela,
arriésgate,
dale,
si puede que se escape,
di que lo descubriste,
sé feliz
que es uno que no tiene hambre.
Vuela sentado
entre las ruedas y el techo
o entre el suelo y el cielo,
solo le diste dinero.

Con la fuerza de tu cariño
hiciste grande un trozo del mundo.

Seamos comienzo
y no hagamos de nuestros actos humo,
siempre un te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Firefox